Un error ante el mal uso de las reglas del laboratorio ocasionan muchos problemas

Posiblemente eres un estudiante que estas a punto de decidir tu futuro y estas pensando incursionar al sector médico.

Pues bien, en este sector no solo existe el ser médico o dentista, existen otras áreas interesantes que bien te pueden interesar y que vale la pena inspeccionar.

Tal es el caso de los Técnicos Laboratoristas que son aquellos profesionales que trabajan directamente en los laboratorios médicos apoyando en la manipulación de las muestras entre muchas otras cosas.

Al platicar con un estudiante de esta especialidad, me llamó la atención la importancia que tienen las reglas en este mundo.

Sí, las reglas de seguridad aquí son igual a salvar una vida, morir trabajando o echar a perder una prueba.

Un error ante el mal uso de las reglas del laboratorio ocasionan muchos problemas.

Veamos de cerca la magnitud de la situación y el por qué los técnicos laboratoristas son una pieza fundamental en los estudios de laboratorio.

Tener Buenos Hábitos Personales (todo parte de uno mismo):

  • Usar ropa adecuada y ropa protectora. Se deben usar abrigos, chaquetas o delantales de laboratorio en la zona de trabajo. Mantener los abrigos de laboratorio abotonados mientras estén trabajando. No usar ropa protectora expuesta o “sucia” fuera del laboratorio.
  • Nunca comer, fumar, beber, masticar chicle, aplicarse cosméticos o ajustar las lentes de contacto mientras se está en el laboratorio.
  • Atar el cabello largo y cortar las barbas para evitar posibles enredos en el equipo o los instrumentos. Además de lesiones personales, la contaminación de especímenes, áreas de trabajo o reactivos puede ocurrir por el desprendimiento del pelo largo y barba.
  • Nunca pipetear con la boca, en su lugar usar las bombillas de pipeteado.
  • Desarrollar el hábito de mantener las manos alejadas de la boca, la nariz y los ojos para evitar la selfinoculación con agentes infecciosos.
  • No poner objetos en la boca como bolígrafos, lápices o pipetas.
  • Usar guantes cuando se trabaje con muestras biológicas o productos químicos peligrosos. Cambiar los guantes cuando estén contaminados.
  • Usar gafas y máscaras o protectores faciales cuando se trabajen con productos químicos o especímenes y exista riesgo de salpicaduras. Desechar con cuidado la cristalería contaminada y otros objetos para evitar salpicaduras.
  • Nunca guardar alimentos o bebidas en refrigeradores que contengan químicos, microorganismos o muestras clínicas.
  • Desarrollar el hábito de lavarse frecuentemente las manos, especialmente después de quitarse los guantes y otro tipo de ropa protectora, antes de salir del laboratorio, antes de comer o beber, después de usar el lavabo y cuando las manos estén visiblemente contaminadas con sangre, fluidos corporales o tejidos.

Como podemos observar, los detalles y el seguir las reglas harán que el trabajo en un laboratorio médico sea seguro, tanto para el personal que labora en estos lugares como por el mismo trabajo porque, al contaminarse una prueba se pueden dar datos equivocados que, definitivamente pueden perjudicar a su dueño.

De ahí que si eres una persona altamente confiable y responsable, además de gustarte el sector médico, este tipo de especialidades puede ser para tí.