Nelson

El día de hoy, al estar volando en uno de los dos vuelos VivaAerobus que tomé para llegar aquí, vi que una de las revistas que se encuentran en los asientos hablaba ampliamente sobre Gibraltar, territorio británico en la parte sur de España, a contraparte de las costas de África.

Uno de los artículos hablaba de la injusticia que es el hecho de que el estrecho pertenezca a los británicos, de la misma manera que las Malvinas, que se encuentran tan solo a 500 millas náuticas de las costas argentinas.

trafalgar

En ese momento, mi mente viajó a aquel 21 de Octubre de 1805, cuando la historia de la guerra naval fue tatuada con aquella fantástica victoria de la Marina Real Británica, quien derroto y destruyó a la flota Franco-Española en las costas de Trafalgar.

El año de 1805 comienza mal para todas las monarquías de Europa, debido a que Napoleón Bonaparte está derrotando a casi todos los ejércitos del continente, de una manera en que el mundo jamás había visto; el sistema de batalla de los franceses  orquestado por Napoleón Bonaparte es demasiado avanzado para los viejos ejércitos de los reyes y emperadores.

El 18 de mayo de ese mismo año, Bonaparte se autoproclama Emperador de Francia en la catedral de Notre Dame en París, tomando así el poder absoluto de toda Francia, tomando el control de todas las fuerzas armadas Galas.

napoleon

Desde el principio de sus campañas en 1792, la obsesión absoluta del General Bonaparte era destruir a Inglaterra y tener mano libre tanto en el continente como en el mundo, para expandir los ideales de la Revolución Francesa.

Sin embargo, nunca le había sido posible debido a su necia fuerza naval, quien parecía aparecer en todas las esquinas del mundo para forzarlo a abandonar algún proyecto, como pasó particularmente en la batalla del Nilo, el 1de Agosto de 1798, cuando los británicos destruyeron a toda la flota francesa anclada en el Nilo, costándole a Francia cantidades astronómicas de hombres, material y dinero.

Por esta razón, el nuevo Emperador había decidido que era suficiente de estar aguantando a aquellos piratas elegantes y era tiempo de marchar a Londres y conquistarla.

Sin embargo, para que esto fuera posible, era necesario tener una poderosísima flota, capaz de derrotar a la Marina real y trasladar a miles de soldados a las costas inglesas y marchar sobre Londres.

A modo de conseguir este fin, el emperador de Francia hizo una alianza estratégica con España, para formar una titánica flota para poder invadir aquella isla nórdica que tanto molestaba.

nelson

Sin embargo, el almirante británico Horacio Nelson decidió atacarles primero, con una flota mucho menor, pero con tácticas mucho más avanzadas.

Los combates navales de esos tiempos consistían en alinear amabas flotas en una línea y vaciar los cañones de cada barco hasta que alguna se rindiera o se hundieran sus buques.

Sin embargo, los británicos tenían otras técnicas, como la técnica 8 que consistía en navegar enfrente de la flota enemiga en la forma de un ocho, a modo de vaciar los cañones de ambos lados del buque, causando el doble de daño a la flota enemiga.

Ese día, el almirante Nelson no sólo hizo la maniobra 8 a lo lejos, sino que lo hizo perforando verticalmente a la horizontal flota enemiga e hizo el ocho entre los buques franco-españoles, anulando a esa flota para siempre.

Sin embargo, Nelson perdió la vida en ese combate; sus últimas palabras fueron: “Gracias a Dios he hecho mi deber por Inglaterra”.

Hoy en día, en la plaza de Trafalgar en Londres, hay un enorme monumento hecho de los cañones fundidos de aquella batalla, conmemorando al gran Nelson.

nelson-trafalgar