Maneras simples de llevar un estilo de vida saludable


Seguramente escuchas un montón sobre llevar una vida saludable, pero ¿qué significa? En general una persona saludable no fuma, tiene un peso sano, come sano y se ejercita. Suena simple ¿verdad?

El truco para una vida saludable es realizar pequeños cambios, caminar un poco más, agregar más frutas y cereales, un vaso de agua extra… estas son sólo alguna de las maneras en que puedes comenzar a vivir más sano sin cambios drásticos.

El ejercicio

Uno de los grandes problemas de San Pablo Farmacias, es que hoy en día es la falta de actividad. Sabemos que es bueno para nosotros, pero lo evitamos como si fuera una plaga ya sea porque nos acostumbramos a la vida sedentaria o tememos que el ejercicio sea demasiado vigoroso. Pero incluso actividades moderadas como la jardinería y caminar puede hacer una enorme diferencia.

Con sólo agregar un poco de movimiento a tu vida puedes reducir los riesgos de enfermedades del corazón, ataques y diabetes, mejorar tus articulaciones, incrementar y mejorar tu rango de movimiento, ayudar a mantenerte flexible con el paso del tiempo, mantener la densidad ósea, prevenir la osteoporosis y fracturas, mejorar tu humor y reducir síntomas de ansiedad y depresión, mejorar la autoestima y mucho más.

Entonces, incluso si optas por pequeños cambios y sucede la más modesta de las pérdidas de peso puedes ver los beneficios, que son bastante buenos. Porque también se reduce el colesterol, se incrementa la longevidad, etc. etc.

Algunas simples maneras de mover tu cuerpo un poco más

Como te decía, puedes comenzar el proceso con un poco más de actividad si no estás listo para un programa más estructurado todavía. Comienza de a poco. Estas son las maneras…Apaga más la televisión. Una vez a la semana apaga el televisor y haz algo que sea más físico. Juega algún juego, practica algún deporte, sal a pasear. Casi cualquier cosa que haga la edad del cirujano puede ser más activo que estar sentado en el sofá.

Camina más.


Busca pequeñas maneras de caminar más. Cuando salgas a comprar camina una cuadra extra, saca a pasear al perro por cinco cuadras en vez de cuatro o agrega un extra de cinco minutos a la caminata matinal en la cinta.

Realiza algunas tareas

Limpiar el jardín, mover los muebles, lavar el piso… ese tipo de actividades no se consideran ejercicio vigoroso, pero pueden ayudar a mantenerte en movimiento mientras mantienes la casa en orden.

Se consciente.


Haz una lista de todas las actividades físicas que realizas en un día normal. Si encuentras que mucho tiempo te lo pasas sentado, entonces haz otra lista con actividades en las que podrías estar más activo.

Como ves, es realmente muy simple volver a ponerte en forma, o al menos alejar la vida sedentaria siendo un poco más activos en nuestra vida cotidiana. Ahora, si lo que necesitas es un programa estructurado con ejercicios que cambien rápidamente la estructura y composición corporal que ahora tienes, junto a una manera de comer que no es dieta, pero que definitivamente te llevará hacia un peso saludable.