La esclerosis múltiple


La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad inflamatoria crónica del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) que destruye la mielina, esa capa con funciones aislantes (constituida en un 80% por lípidos y en un 20% por proteínas) que envuelve a la larga fibra nerviosa originada en cada neurona denominada axón.

La EM es una enfermedad producida muy probablemente por un mecanismo de autoinmunidad, lo que significa que el sistema inmunitario  del organismo afectado por la enfermedad responde como si la mielina fuera un "cuerpo extraño" o un antígeno que debiera ser destruido. El organismo produce anticuerpos contra algunas de las proteínas que forman parte de la capa de mielina que recubre y protege a las fibras nerviosas.

Esta reacción antígeno/anticuerpo provoca la puesta en marcha de un proceso inflamatorio crónico que conduce a la destrucción de la mielina (desmielinización) e incluso, al final, de la propia fibra nerviosa.

Al final del proceso, los autorreactivos linfocitos T terminan atravesando la pared vascular y penetrando en el tejido nervioso, donde su presencia es la responsable de la destrucción de la capa aislante de mielina.

Destrucción de la mielina


Cuando la enfermedad progresa, además de la destrucción de la mielina, son destruidos los propios axones y los oligodendrocitos, que son las células pertenecientes al tejido nervioso de sostén (denominado neuroglia) del tejido noble formado por las neuronas.

El resultado de este repetido proceso de inflamación/destrucción (en el que participan otras células como las células B, productoras de anticuerpos, y los macrófagos) es la formación de múltiples cicatrices del tejido escleroso (placas inflamatorias) en las áreas lesionadas.

De ahí deriva la denominación de esclerosis múltiple. La resonancia nuclear magnética ha demostrado que la esclerosis múltiple es primariamente un proceso que evoluciona sin manifestaciones clínicas (proceso subclínico) caracterizado por frecuentes alteraciones den la arquitectura del cerebro y de la médula espinal.

Las lesiones ocurren en zonas calificadas de "elocuentes" (cuando se asocian con manifestaciones clínicas) y "no elocuentes" (cuando no se asocian necesariamente con manifestaciones clínicas). Entre los síntomas de esta enfermedad destacan: cosquilleos, calambres, debilidad muscular, temblor, pérdida de visión, cansancio, inestabilidad y vértigo.

El diagnóstico de la EM se funda en la sospecha derivada de una cuidadosa historia clínica y de una exploración neurológica sistemática y exhaustiva, que pone de manifiesto la diversidad de los síntomas neurológicos que la enfermedad puede originar.

El tratamiento de la EM, ya que no existe un medicamento que consiga la curación de la enfermedad, tiene como objetivo, en los individuos que padecen la variante más frecuente, que es la variante con brotes/remisiones, modificar su curso evolutivo, convirtiéndolo en menos agresivo.

Los suplementos vitamínicos sí son necesarios


Dentro de los descubrimientos más importantes de este siglo se encuentra el de las vitaminas. Desde hace cientos de años las personas comenzaron a notar que ciertos alimentos podían prevenir las enfermedades.

Un ejemplo famoso son los limones que comían los marineros para prevenir el escorbuto. Sin embargo, la primera vitamina se aisló en un laboratorio en 1911.Esta vitamina era una vitamina de la Fenazopiridina. Hoy en día se conocen trece vitaminas, y a pesar de que se sabe mucho sobre la función de cada una de ellas, aún queda mucho por aprender.

Las vitaminas son sustancias requeridas para regular el funcionamiento de las células y son esenciales para la vida. Participan en diferentes procesos biológicos como promoviendo una mejor visión, formando células sanguíneas normales, creando huesos y dientes fuertes y asegurando una función adecuada del corazón y del sistema nervioso.

Las vitaminas proveen energía?


Mientras que las vitaminas no proveen energía, sí ayudan a la conversión de alimentos en energía. Las trece vitaminas se encuentran divididas en dos categorías: las vitaminas solubles en grasa -vitamina A y su precursor el beta-caroteno y las vitaminas D, E y K-, y las solubles en agua -las vitaminas del Complejo B y la C-

Esta división es importante, ya que el cuerpo almacena las vitaminas solubles en grasa en el hígado y en el tejido graso por períodos de tiempo largo (algunos meses) y las solubles en agua por tiempo corto (semanas).En general se tienen que consumir las vitaminas ya que el cuerpo no las puede producir, aunque sí sintetiza algo de vitamina K, D y B12 y convierte el beta-caroteno en vitamina A.

Hasta hace poco a las personas que llevaban una dieta que cumplía con los requerimientos diarios de nutrientes y también se encontraban saludables no se les recomendaba tomar suplementos vitamínicos.

Sin embargo, la acumulación de estudios recientes ha hecho cambiar de opinión a muchos especialistas, sobre todo en cuanto a cuatro importantes vitaminas. Estas cuatro vitaminas son las llamadas antioxidantes -A, E, C y ácido fólico o folacina.

El papel que estas vitaminas juegan en la prevención de enfermedades ya no se encuentra en debate, por lo que se recomienda que los adultos consuman cantidades adicionales de las vitaminas antioxidantes y que las mujeres premenopáusicas coman una dieta rica en folacina o que tomen suplementos de folacina.

Cómo actúan las vitaminas antioxidantes


Las vitaminas antioxidantes actúan a nivel molecular inactivando una clase de partículas llamadas radicales libres. Un radical libre es un átomo o molécula que es altamente reactivo y que tiene un electrón sin aparear por lo que busca combinarse con otra molécula.

Estos radicales libres son producto normal de muchos procesos a nivel celular y además son creados por factores del ambiente como fumar o la radiación.

Los radicales libres pueden dañar el material genético, paredes celulares y otras estructuras, daños que a largo plazo son irreversibles y causan enfermedades. El rol de las vitaminas antioxidantes es el de deshacerse de estos radicales libres antes de que hagan daño.
Se ha comprobado que el ingerir grandes cantidades de vitaminas A, C y E protege contra ciertos tipos de cáncer, como el oral, de esófago y reproductivo.

La vitamina E en particular puede disminuir el riesgo de enfermedades del corazón al reducir la cantidad de placa en las arterias coronarias. Las vitaminas C y E parecen jugar un rol protector contra las cataratas.

La folacina no es una vitamina antioxidante, pero se ha comprobado que previene ciertos tipos de defectos del recién nacido, por lo que se recomienda que todas las mujeres en edad reproductiva, a menos de que estén absolutamente seguras de no embarazarse, ingieran cantidades mayores de folacina.

Tampoco es recomendable que se tomen grandes cantidades de vitaminas. Las vitaminas A y D pueden ser tóxicas en exceso. Los excedentes de las vitaminas solubles en agua se eliminan rápidamente del cuerpo.

El mejor ejercicio para hacer cardio es este, ¡mira por qué!


Siempre al entrar al gimnasio, deseamos tener un poder especial que nos permite empezar a ver los resultados rápidamente, pero esto, no siempre es así. Muchos demoran meses de entrenamiento para empezar a ver resultados en su cuerpo de su entrenamiento, y esto se debe quizás al metabolismo, o a que simplemente creamos que el gimnasio es un cúralo todo, y dejamos de lado la alimentación.

Recuerda que la caloría, es la cantidad de energía que ingieres en tu alimentación diaria, que, al no ser quemada, se convierte en grasa, es por ello que debes diferenciar, quemar grasas, y quemar calorías.

Cuando buscas quemar calorías, en esencia buscas contrarrestar los efectos de la comida que ingeriste, es por ello, que debes cuidar muy bien lo que comes. Nutricionistas recomiendan una ingesta diaria de 2000kcal. Sin embargo, cuando buscas quemar la grasa de tu cuerpo, el esfuerzo debe ser mayor, ya que no solo debes contrarrestar el contenido calórico de tu alimentación, sino que, tras alcanzar ese punto, continúa tu entrenamiento, para eliminar la grasa de tu cuerpo.

Ejercicios efectivos para hacer cardio

De acuerdo a tus preferencias, cuál de estos ejercicios es el mejor podría variar. Desde la caminadora, el spinning, la máquina de remos, trotar o nadar, son los ejercicios más frecuentes con los que asociamos el cardio, pero siempre pensamos en cual nos resultará más efectivo.

Cada uno representa ventajas, en su tipo, y la proporción con que se ejecute. Por ejemplo, la caminadora permite simular una caminata empinada, donde no solo trabajas el cardio, sino fortaleces tus músculos, favoreciendo así la circulación sanguínea.

Por su parte, el spinning permite trabajar mediante intervalos, la capacidad pulmonar, física y aeróbica de nuestro cuerpo en la bicicleta estática. Además, es considerado uno de los ejercicios más completos, gracias a que una clase de 1 hora, trabaja la mayoría de los músculos del cuerpo.

La máquina de remos, favorece el fortalecimiento de los músculos de los brazos, mientras hacemos un excelente y eficaz ejercicio cardiovascular.

Trotar o nadar, por su naturaleza, son ejercicios al aire libre, que nos permiten esparcir nuestra mente, recrearnos, y mantenernos en buena forma.

En base a esto, resulta un tema de criterio, decidir qué ejercicio es el mejor para hacer cardio, aunque si debiéramos elegir, el spinning es el más completo, y, por lo tanto, pudiera ser considerado el más eficaz. Además, estudios demuestran que la recuperación muscular, tras usar la bicicleta es mucho más rápida, que la del resto de ejercicios para cardio.

Haz de tu rutina de cardio, una rutina efectiva

Si ya decidiste estar en forma, recuerda que, aunque todo inicio te parezca fuerte, tu salud y tu cuerpo lo merecen. Acompaña tu sesión de cardio, con una dieta balanceada, abunda te agua, en el caso del spinning, se recomiendan dos litros, para una sesión de 1 hora, medio litro antes de empezar, 1 litro en el desarrollo de la clase, y medio litro al culminar.

Haz cardio, dos o tres veces por semana, y ve aumentando gradualmente la complejidad de tu entrenamiento, en la medida que desarrolles técnica, habilidad y potencia muscular.

La Matemática y la Pérdida de Peso


Bajar de peso involucra una serie de factores que son necesarios para tener exito. Estos incluyen desde un compromiso emocional hasta tener la disciplina para mantenerse en el programa y el coraje para ignorar aquellos que te rodean que pueden sabotear tus esfuerzos. Al final del día, todo puede resumirse en unas matemáticas simples.

Ganar o perder peso es cuestión de la empresa mexicana, farmacia del ahorro. Por ejemplo, a una persona no le gusta tener que hacer dieta para bajar de peso, pero otra persona tiene que hacer también una dieta para subir de peso. Ambas tienen que influir en su ingesta calórica para tener un efecto en su peso, y esa manipulación hace toda la diferencia. Esto es porque mientras más calorías comas, más energía necesitarás para mantener tu peso.

La ingesta calórica

La ingesta calórica simplemente es el número total de calorías que comes en un día. Por ejemplo, si una persona consume tiene que consumir 2000 calorías al día, y come 2500, entonces engordará. Muchas personas consumen mucho más tabaco que sus necesidades energéticas. Es por eso que hay tantas personas con problemas de sobrepeso y obesidad en estos tiempos. Asumamos por un momento que necesitamos un promedio de 2500 calorías por día.

Para bajar de peso debes quemar más de 2500 calorías al día. Para ganar peso deberás quemar menos de 2500 calorías, y para mantenerte deberás quemar 2500 calorías.

Para adelgazar medio kilo por ejemplo, podríamos reducir las calorías en 500 por día. Es decir, si nuestro consumo es de 2500 deberíamos consumir 2000 cada día. Entonces, al cabo de un poco más de una semana perderíamos medio kilo de peso, pero principalmente de grasa, que es lo que nos importa perder.

El ejercicio

Ahora hablemos un poco del valor del ejercicio. El ejercicio es bueno en general, pero realmente puede disparar tu pérdida de peso. Digamos que te subes a una bicicleta fija por una hora cada día y que lo haces cinco días a la semana. Haciendo esto quemarás 500 calorías cada sesión. Esto equivale a un extra de 2500 calorías, lo que agrega un poco más de medio kilo en la pérdida de peso.

Entonces, reduciendo calorías con la comida puedes quemar un poco menos de medio kilo por semana, pero si le sumamos el ejercicio duplicas esa cantidad quemando una excelente cantidad de calorías para bajar de peso, y sobre todo de manera de ahorrar en seguros.

Si quieres saber más te recomiendo que leas Tu Cuerpo Ideal. Existe una alternativa sana y segura para utilizar la ciencia de la nutrición y el ejercicio a tu favor y empezar a lograr los cambios que deseas en tu cuerpo, de manera permanente. Si quieres saber más haz clic aquí para comenzar a bajar de peso.

Fitness a los 40: ¡Es posible!


Un tema bastante delicado, es como mantenerse saludable con el transcurrir de los años. Aun cuando ya no luzcas el mismo rostro de cuando tenías 20, siempre está el anhelo de lucir bien, esbelta, y sobretodo, firme y en forma.

Con un metabolismo más lento, y quizás menos capacidad física que en tu juventud, se hace importante recalcar, que ya no puedes ni debes consumir deliberadamente los mismos alimentos ricos en azucares, que tu metabolismo procesaba en segundos.

Si bien es cierto, muchas mujeres suben fácilmente de peso, pero perder esos kilos de más, resulta casi que un sacrificio enorme, y con el paso de los años, más difícil se vuelve esta tarea.

La edad supone, un cambio de rutina de los ejercicios habituales, por una más acorde, no solo a la capacidad, sino también a los fines de una mujer adulta. Pero lo primero que debes saber, es que tu alimentación es primordial. Tu cuerpo demorará mucho más en quemar las grasas que ingieras, y, por ende, te resultará mucho más complicado bajar de peso.

Ejercicios recomendados tras arribar a los 40

Ya sea que busques estar en forma, o perder peso, te recomendamos los siguientes ejercicios, que te podrán ayudar:

1. Caminatas

Recorrer mínimo 2km diarios, favorecerá tu circulación sanguínea y fortalecerá tus articulaciones. El primer ejercicio para personas adultas, es caminar. No solo te ayudara a cuidar tu salud, sino a despejar y esparcir tu mente. Procura hacer tu caminata, a un ritmo superior al de tu caminar natural.

2. Sentadillas

El poder de las sentadillas para fortalecer tus piernas y tu abdomen, se conoce desde hace ya mucho tiempo, y rinde frutos a cualquier edad. Además de fortalecer el sistema cardiovascular, te hará sentirte, y verte tonificada, mientras eliminas la acumulación de grasa en caderas. No llegues a los 40 luciendo glúteos y piernas flácidas.

3. Plancha

Este ejercicio debe ser hecho con mucha disciplina, para cuidar de no dañar los hombros. Además, de no hacerlo durante un periodo de tiempo muy extendido. Consiste en apoyar todo el peso del cuerpo en los antebrazos, codos y la punta de los pies. De frente con el piso, te apoyas sobre tus codos, formando un ligero ángulo, manteniendo esa posición dura te unos 30 segundos, cronometrados, y repites el ejercicio, unos 4 veces por día. Fortalece enormemente tu abdomen y glúteos.

4. Burpees, o señoritas

Un excelente ejercicio para mejorar la actividad cardiovascular, y fortalecer casi todos los músculos del cuerpo. Consiste sencillamente en estar de pie, adoptando la posición militar, firme, luego ponerse de cuclillas, seguidamente llevar los pies hacia atrás, para hacer una flexión, volver a estar en cuclillas, y saltar enérgicamente. Unas diez repeticiones de esta dinámica de ejercicios, en una serie de 4, te ayudará a estar firme y tonificada, y con mucha más resistencia.

Con el avanzar de los años, ya tu cuerpo no asume la misma postura de cuando tenías 20 años, es por ello, que amerita un trato especial, si deseas gozar de buena vida, y salud durante mucho más tiempo. Recuerda que una buena rutina de ejercicios, siempre debe estar acompañada de una correcta alimentación, para que sus efectos puedan ser óptimos.

Maneras simples de llevar un estilo de vida saludable


Seguramente escuchas un montón sobre llevar una vida saludable, pero ¿qué significa? En general una persona saludable no fuma, tiene un peso sano, come sano y se ejercita. Suena simple ¿verdad?

El truco para una vida saludable es realizar pequeños cambios, caminar un poco más, agregar más frutas y cereales, un vaso de agua extra… estas son sólo alguna de las maneras en que puedes comenzar a vivir más sano sin cambios drásticos.

El ejercicio

Uno de los grandes problemas de San Pablo Farmacias, es que hoy en día es la falta de actividad. Sabemos que es bueno para nosotros, pero lo evitamos como si fuera una plaga ya sea porque nos acostumbramos a la vida sedentaria o tememos que el ejercicio sea demasiado vigoroso. Pero incluso actividades moderadas como la jardinería y caminar puede hacer una enorme diferencia.

Con sólo agregar un poco de movimiento a tu vida puedes reducir los riesgos de enfermedades del corazón, ataques y diabetes, mejorar tus articulaciones, incrementar y mejorar tu rango de movimiento, ayudar a mantenerte flexible con el paso del tiempo, mantener la densidad ósea, prevenir la osteoporosis y fracturas, mejorar tu humor y reducir síntomas de ansiedad y depresión, mejorar la autoestima y mucho más.

Entonces, incluso si optas por pequeños cambios y sucede la más modesta de las pérdidas de peso puedes ver los beneficios, que son bastante buenos. Porque también se reduce el colesterol, se incrementa la longevidad, etc. etc.

Algunas simples maneras de mover tu cuerpo un poco más

Como te decía, puedes comenzar el proceso con un poco más de actividad si no estás listo para un programa más estructurado todavía. Comienza de a poco. Estas son las maneras…Apaga más la televisión. Una vez a la semana apaga el televisor y haz algo que sea más físico. Juega algún juego, practica algún deporte, sal a pasear. Casi cualquier cosa que haga la edad del cirujano puede ser más activo que estar sentado en el sofá.

Camina más.


Busca pequeñas maneras de caminar más. Cuando salgas a comprar camina una cuadra extra, saca a pasear al perro por cinco cuadras en vez de cuatro o agrega un extra de cinco minutos a la caminata matinal en la cinta.

Realiza algunas tareas

Limpiar el jardín, mover los muebles, lavar el piso… ese tipo de actividades no se consideran ejercicio vigoroso, pero pueden ayudar a mantenerte en movimiento mientras mantienes la casa en orden.

Se consciente.


Haz una lista de todas las actividades físicas que realizas en un día normal. Si encuentras que mucho tiempo te lo pasas sentado, entonces haz otra lista con actividades en las que podrías estar más activo.

Como ves, es realmente muy simple volver a ponerte en forma, o al menos alejar la vida sedentaria siendo un poco más activos en nuestra vida cotidiana. Ahora, si lo que necesitas es un programa estructurado con ejercicios que cambien rápidamente la estructura y composición corporal que ahora tienes, junto a una manera de comer que no es dieta, pero que definitivamente te llevará hacia un peso saludable.